Ahora, mejor que nunca
Por ser cliente nuestro, puedes gestionar fácilmente la contabilidad y fiscalidad de tu empresa.
Descubre como hacerlo.

Novedades

Toda la información de tu interés

La gestión del tiempo en la era del trabajo continuo
La gestión del tiempo en la era del trabajo continuo
La gestión del tiempo en la era del trabajo continuo
Autogestión
La gestión del tiempo en la era del trabajo continuo
Una aproximación a la práctica

Decía Honoré de Balzac que «el tiempo es el único capital de las personas que no tienen más que la inteligencia por fortuna».

Josep Mas en su libro «Sin tiempo que perder» hace una reflexión muy intersante sobre el tiempo, y es la siguiente: imaginemos que cada día alguíen nos ofreciera 1.440,00 € con la única condición de que debemos gastarlos en el día. Podemos regalarlos, tirarlos, gastarlos…, pero trascurridas 24 horas los perdemos. Pues bien, eso es lo que sucede cada día, nuestro contador de minutos se pone a cero y disponemos de 1.440 minutos, y el empleo que hagamos de ellos depende unica y exclusivamente de nosotros. Podemos utilizarlos de forma efectiva o desperdiciarlos.

Una gestión eficaz del tiempo nos permitirá desarrollar los cuatro ámbitos básicos de cualquier ser humano: el trabajo, la familia, el ocio y la salud. Todos ellos son importantes para poder encontrar un equilibrio en nuestras vidas. Si dedicamos mucho tiempo a alguno de estos ámbitos descuidando los demás, rompemos el equilibrio con consecuencias negativas.

Una de las premisas básicas de la gestión del tiempo es la planificación, debemos establecer objetivos en todos los aspectos de nuestra vida ya que de lo contrario corremos el riegos de parecer pollos sin cabeza, que van dando tumbos pero que al final acaban por caer.

Como ejemplos de lo anterior podríamos planificar cada día un rato para hacer ejercicio (andar, correr, gimnasio…), si lo planificamos y tenemos claro al empezar el día que a tal hora voy a dedicar un rato a a esta actividad, será más facil que al final lo haga. En cambio si pienso que tengo que salir a andar o a correr cuando tenga tiempo, finalmente no lo haré.

En cuanto al ocio, también es importante que dediquemos una parte del día a aquellas actividades que nos gustán individualmente (leer, oir música…..).

La familia es otro pilar básico, debemos buscar tiempo para estar en familia, teniendo claro que en este ámbito es preferible la calidad a la cantidad, no se trata de pasar muchas horas juntos, sino que aquellos ratos que estemos juntos sean emocionalmente satisfactorios.

Pero si hay un aspecto en el que la planificación es básica es el trabajo. Tanto si trabajas por cuenta propia, como por cuenta ajena, o incluso si estas buscando trabajo, o queriendo cambiar la ocupación actual, es imprescindible planificar, establecer objetivos que sean realistas, cuantificables y que podamos valorar en el tiempo si se están o no cumpliendo. Una vez que tengamos nuestros objetivos (cambiar de trabajo, buscar clientes, incrementar facturación, …..) debemos pensar en las acciones que nos llevaran a cumplir dichos objetivos. Con el plan de acción en marcha solo no quedará revisar su cumplimiento de forma periodica, y en caso de desviaciones establecer las correcciones oportunas.

Herramientas imprescindibles para gestionar de forma adecuada el tiempo en nuestro trabajo son las agendas, listas de tareas (diferenciando las importantes, no importantes, urgentes y no urgentes), prestar atención a los ladrones de tiempo (reuniones imprevistas, emails, llamadas…..), aprender a delegar, y sobre todo planificar, planificar y planificar……, pero de esto podemos hablar otro día.

Siguiente

PALABRAS CLAVE

Compartir